Tiempo atrás se discutía la novia más apropiada para la compañía Trasmediterranea, quien más y quien menos se preciase "lanzó" una oferta para la adquisición de la naviera estatal, consorcios de empresas del sector marítimo, empresas navieras, holdings del sector de la construcción. ¿Qué ha sucedido?, ¿cómo se ha repartido el pastel de la última gran privatización?.

 

plazo para la presentación de ofertas, llegaba a su fin a finales del mes del marzo y tenía en un principio concluir a finales del mes de julio, preveyendo la llegada del mes de Agosto y la tenue incidencia en la opinión pública del resultado de la adjudicación.

Durante los últimos meses, las estrategías se han ido escalando y sucediendo una tras otra, quizás la más destacable sea la jugada de obra maestra emprendida por el Grupo Boluda, con resultados hasta el momento poco eficaces.

El Lunes 3 de Junio a primeras horas de la mañana nos sorprendían los primeros titulares de la prensa especiliazada, en la que se anunciaba la compra por el Grupo Boluda e Inversiones Ibersuizas, de Transportes José Carrillo Benítez, principal cliente de Trasmediterranea. Simplemente el Grupo Boluda "movía ficha", existe tanta unión entre Transportes Carrillo y la naviera en liza, como que los tráficos de Cádiz Canarias se suelen medir en "Carrillos".

De sobra es sabida la delicada situación por la que atravesaba Transportes Carrillo y su fuerte posición en este tráfico. El movimiento de Boluda hizo que inmediatamente el valor de la naviera se depreciase, al adquirir la carga.

Mientras se sucedían las escaramuzas, Trasmediterranea como todos los años volvía y sin olvidar que en periodo de licitación, a enseñarnos sus nuevos ferries esta vez con matices de salida a bolsa, nos enseñaba la cara limpia de su flota y como siempre nos prometía el mejor servicio a todos los españoles que queríamos llevar un coche a Baleares durante este verano.

El Jueves 10 de Junio, se presentaba como el último día para que los interesados presentasen sus ofertas vinculantes, los grupos encabezados por Acciona, Boluda, Sea Containers, Sacyr y Balearia se perfilaban como los grandes favoritos. Los descartados, Vapores Suardíaz, Contenemar, Grimaldi entre otros (180 y 210 millones de euros), no se acercaban a las ofertas más elevadas que no superaban en ningún momento los 240 millones de euros, aproximadamente 40.000 millones de pesetas.

El sector de la opinión pública y los profesionales del sector, esperaban que por estas cantidades, la operación de adjudicación se podía convertir en un segundo Galerias Preciados, sin ir más lejos independientemente de amortizaciones, hipotecas y cuestiones de financión de los barcos, los 3 Superfast Ferries y los 2 Superferries han costado más que eso.

Llegados a este punto, la noticia publicada por el grueso de los medios de comunicación el día 29 de Junio en la que se daba a conocer que la SEPI adjudicaba la naviera Trasmediterranea al grupo liderado por Acciona y Matutes la primera semana de Julio. La cúpula de la SEPI, lo tenía claro "Se mire como se mire es la mejor oferta con diferencia, no hay color desde el punto de vista industrial, financiero o social". La SEPI tenía claras las ideas sobre la que parece ser la última gran privatización de esta legislatura. La venta al grupo liderado por Acciona y Matutes recibiría luz verde en el consejo de administración que celebraría el holding público. Pero la esperadísima decisión tendría que pasar aún un último escollo, el del Consejo de los "nuevos" Ministros.

Pero no quedando ahí la cosa, Boluda vuelve a aparecer. El día2 de Julio de 2002, el Diario Expansión da a concocer que Boluda envía una carta a la SEPI en la que anunciaba que aumentaba su oferta a 270 millones de euros, igualando la del grupo liderado por Entrecanales. Por su parte el propietario de Naviera Pinillos se acogía a esta subida ya que en su oferta, según fuentes cercanas al proceso, la oferta económica que se establecía ofrecía una horquilla que oscilaba entre 240 y 270 millones de euros.

Boluda además de la oferta y al igual que sus competidores en la carrera por la adjudicación, puso encima de la mesa una mejora en el plan industrial. Así propuso invertir mil millones de euros durante los próximos diez años con la intención de potenciar los mercados del Mediterraneo, Italia y norte de África. Aunque el plan de Acciona no ha trascendido, se sabe a todas luces que quiere mejorar Trasmediterranea, dándole más importancia al mercado de la logística.

La SEPI después de esto emitió un comunicado en el que afirmaba que las acusaciones sobre filtración de ofertas y contraofertas eran infundadas e inciertas y que en todo momento ha respetado la confidencialidad de las mismas sin pronunciarse sobre su contenido, a su vez aprovechó para finalizar el comunicado asegurando que el proceso de venta concluirá "inmediatamente antes o inmediatamente después de las vacaciones de verano".

A los pocos días de esta afirmación por la SEPI, el día 9 de Julio y en vistas del cambio el día 28 de Julio del asesor del proceso de privatización (SCH + Consejero Matutes = Juez y Parte), la sociedad estatal espera designar al nuevo asesor a mediados del mes de Julio, según comunico la SEPI a la CNMV. Por tanto la SEPI prevé que el acuerdo para la adjudicación de la naviera esté formalizado antes del 30 de septiembre para proceder inmediatamente a la OPA mediante la cual la entidad pública trasmitirá su participación en la empresa. La SEPI retrasa, pues, en dos meses la adjudicación de la naviera, que en principio debía de culminarse a finales del mes de Julio.

El Comité de Dirección de la SEPI decidió el 28 de Junio, revocar el mandato al Santander Central Hispano Investment como asesor en el proceso de privatización de la naviera pública. El motivo de la decisión era evitar un posible conflicto de intereses derivado del nombramiento como consejeros del SCH de Abel Matutes, ex ministro de Asuntos Exteriores, y del empresario Juan Abelló. Ambos consejeros tienen intereses en la privatización de Trasmediterranea, el primero en la propuesta capitaneada por Acciona, que acude junto a la naviera Matutes, y el segundo en la oferta liderada por Sacyr.


 

  • 26 Buques Propios
  • 17 Estaciones Marítimas
  • Consignaciones en estos 17 puertos
  • 100% de Schembri
  • 50% de Navicón
  • 50% de Comarit
  • 40% de Agencia Marítima Transhispánica
  • 33% de SCL
  • Participaciones en Iberrail
  • Participaciones en Agencias de viajes
  • Entre otros........
 

Acciona 55%*

Doliga 10%

Suministros Ibiza 2%

CAM 15%

Naviera Aznar 10%

Naviera Armas 8%

Oferta total; 271,4 millones de Euros

* El pacto interno establece la posibilidad de que los minoritarios se hagan con una quinta parte del 55% de Acciona una vez que se produzca el desembarco en la naviera. La gran candidata es la sociedad de la familia Matutes, Doliga, que pasaría a disponer del 20% del capital social total de Trasmediterranea.
 

Comentarios del Ex-Presidente de Trasmediterranea José Mª Trías de Bes en los informes semanales del Gabinete de Análisis y Seguimiento, semana del 24 al 31 de diciembre de 1999.

El ex presidente de Trasmediterranea José María Trías de Bes comentó que tras haber asegurado que se preparaba la privatización de la compañía para los "amigos" del Gobierno expresó que se preparó en su día un "expediente basura" en su contra, pero anunció que se defendería de las acusaciones lanzadas en su contra por la Dirección General del Patrimonio del Estado "en los tribunales".

"Se ha puesto el ventilador en marcha, como es estilo propio de España, pero no voy a tolerar que se humille mi honor", dijo. En declaraciones a una emisora de radio, Trías insistió en "que se están llevando a cabo una serie de gestiones para que Trasmediterranea tenga menos valor" con vistas a su privatización, hasta el punto de que hoy la compañía está dejando de ganar 1.500 millones menos que el año anterior", y se preguntó por qué y a favor de quién. En este sentido, reconoció que el entonces ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, "podría ser un buen candidato" para la privatización de la compañía Trasmediterranea, dado que es "un gran naviero" y cuenta con empresas del sector como Pitra, aunque no quiso pronunciarse sobre esa posibilidad.