"PRESTIGE", UN REPARTO DE RESPONSABILIDADES

Importantes e interesantes distinciones entre el CLC 1992 y el Convenio del Fondo de 1992

¿Hasta dónde llega la responsabilidad de unos y de otros?, ¿Será suficiente el dinero que se va a poner encima de la mesa para hacer frente al desastre ecológico-económico más grande de la historia de nuestro pais?

 

Mucho se ha escrito, y sobre todo en la prensa intenacional en torno al tema del "Prestige". Muchos comentarios potencialmente especulativos se han realizado con respecto a la catástrofe, al siniestro, y al efecto que podrá producir en los mercados financieros y aseguradores mundiales.

Esta especulación es inevitable, pero en la práctica, todo es muy diferente. No nos podemos dejar llevar por las "directivas de nuestra administración pública", y mucho menos por la opinión pública y los medios de comunicación, que en muchas ocasiones solo busca vender noticias sin importarles las consecuencias que puedan provocar sus manifestaciones.

A todas luces la actuación de la administración marítima española ha dejado mucho que desear. Desde el primer momento se ha actuado haciendo un uso patente de la dejadez, y las cabezas visibles de las administraciones públicas, han estado, "completamente fugadas" del mapa.

La realidad y la actualidad inmediatamente afectan a la costa española, y relativamente y aunque sea en el aspecto puramente anecdótico (de momento) a la costa lusa. Por tanto un aspecto muy importante de la economía española y de la sociología norteña se ven y se verán afectadas.

Haciendo abstracción de nuestros principios, debemos recordar que tanto España como Portugal, ratificaron en su momento la Convención del CLC de 1992 y el Protocolo del Fondo de 1992.

El CLC, o el Convenio de Responsabilidad Civil se sustentan en tres principios básicos;

- Responsabilidad objetiva.

- Limitación de responsabilidad.

- Responsabilidad de las compañías aseguradoras.

El Convenio cubre la responsabilidad de los buques oceánicos (Sea- going vessels) que transporten petróleo o cualquier otro derivado del petróleo, y la responsabilidad de estos se determinará de acuerdo al tamaño del buque contaminante. Ésta, se define como la responsabilidad del propietario del buque (El fletador carece de responsabilidad bajo el Convenio y es muy dificil hacerle responsable, salvo por causas muy tasadas, "Ver Caso ERIKA, el Estado Francés vs TotalFina") estando cubierto por el Club de Protección.

El Fondo garantiza una compensación adicional cuando el total de las reclamaciones admisibles exceden la responsabilidad del propietario registral (Registered Owner) bajo el Convenio CLC. El fondo se financia por aportaciones de miembros y sociedades que negocian," y viven" con y del petróleo, y son miembros del Fondo Internacional de Compensación por Contaminación. A día 1 de Noviembre de 2002, éste se compone de 82 Estados miembros, entre ellos España. Portugal entró a ser miembro del fondo el día 13 de Noviembre de 2002, es decir, un día antes del incidente del Prestige.

Tanto bajo el CLC, como en el Convenio del Fondo, el incidente es definido ampliamente como, " ... cualquier suceso o serie de sucesos que tengan el mismo origen ..." Por tanto, un único fondo se constituye para atender las reclamaciones españolas, como las posibles portuguesas. El límite de responsabilidad que cubre él CLC (Limite del Club de Protección), sólo podrá ser roto si trae causa de una conducta dolosa por parte del Armador.

Así la responsabilidad es calculada :

5.000 GT = 3 Millones DEG ( Derechos Especiales de Giro)

+ 37.820 GT @ 420 DEG/GT = 15.884.400 DEG

Por tanto 18.884.400 DEG @ 1.33701/ US$ ( Cotización a 18 de Noviembre de 2002) = US$ 25.248.631

Por tanto cuando las reclamaciones excedan el límite del Convenio CLC, el Fondo entrará en juego. El límite de la responsabilidad combinada del CLC y el Fondo es de 135.000.000 DEG @ 1.33701 = US$ 180.496.350. El Fondo pagará las diferencias entre el límite del CLC y el límite combinado, p.ej. US$ 155.247.719.

Los clubes de P&I, junto con el grupo internacional retienen los cinco primeros millones de dólares de cada riesgo. Las reclamaciones en exceso de esta cantidad, se reparten entre los restantes clubes (pooling), hasta el límite de US$ 25.000.000. Por encima de estas cantidades, el Grupo Internacional de clubes empieza a comprar Reaseguro en el mercado internacional.

Es evidente que el Propietario del Buque firmó un Lloyd's Open Form (LOF), con una garantía SCOPIC. Esto no asegura el premio o la responsabilidad del Armador frente a la carga. Debemos de tener presente la máxima del Salvamento, "No cure no pay". De todas maneras es inevitable la compensación a pagar a la tripulación y los costes legales, que de ninguna manera serán insignificantes. Es imposible cuantificar un valor de antemano, pero si hay que clarificar que el impacto sobre el Grupo Reasegurador Internacional, si que será insignificante en base a este concepto.

Como comentario a tener en cuenta, los límites del CLC 1992, y del Convenio del Fondo de 1992, se verán incrementados desde el 1 de Noviembre de 2003. Bajo la fórmula de los límites de responsabilidad, quedarán definidos de la siguiente manera, US$ 37.936.883 bajo el CLC, y US$ 271.413.030 bajo un límite combinado entre CLC / Fondo .